Trece de Mayo en la Catedral Primada

¡Salve María!

Las siguientes son las fotos de la Misa celebrada en la Catedral Primada de Bogotá en la conmemoración del 97° aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora en Fátima.
La Misa fue celebrada por Monseñor Héctor Cubillos Peña, obispo de la Diócesis de Zipaquirá, y se calcula una asistenciade más o menos 4000 personas.
La celebración inició con el rezo del Santo Rosario a las 11:00am, a las 12:00m fue la entrada solemne de la Santísima Virgen acompañada con el canto de “El Trece de Mayo” y el inicio de la Santa Misa.
Cuatro sacerdotes estuvieron confesando desde las 10:00am hasta la 1:00pm con afluencia constante de fieles deseososde recibir el sacramento de la penitencia en esta fecha tan especial.
Al término de la celebración eucarística Mons. Héctor coronó solemnemente a la imagen de la Santísima Virgen deFátima, como un acto de consagración de todos los presentes y de sus familias al Corazón Inmaculado de María.

Un Corazón ardiente, llagado y crucificado

Redacción (Lunes, 10-06-2013, Gaudium Press) En un monasterio en Francia a orillas del apacible rio Bourbince, una humilde hermana de la Visitación escuchó en un éxtasis estas ardientes palabras del Divino Maestro: “Mi Divino Corazón se encuentra tan repleto de amor por los hombres, y por ti en particular, que no pudiendo contener más las llamaradas de su ardiente caridad, se siente forzado a difundirlas por tu intermedio”. Fue ésta, la primera de las cuatro principales revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque hace 430 años, la primera en la que pudo sopesar verdaderamente la misión para la cual la Divina Providencia la había destinado: ser Heraldo de aquel Corazón que tanto amó a los hombres y que por ellos es tan poco amado.

1.jpgEn esta misma aparición nuestro Señor la invita a ocupar el lugar de San Juan en la Última Cena, colocando el oído en su pecho sacratísimo para escuchar en los latidos armónicos y cadenciados del Sagrado Corazón sus infinitos designios, dice ella: “Jesús me hizo reposar largamente sobre su pecho, desvendándome las maravillas de su amor y los insondables secretos de su Sagrado Corazón”
A inicios del año 1674 Jesús se aparece de nuevo a Santa Margarita y en esta ocasión le muestra su Corazón, que ella describe así: “Ese Divino Corazón me fue presentado como sobre un trono de llamas más resplandeciente que un sol y transparente como un cristal, con la llaga adorable bien visible, y todo él circundado por una corona de espinas significando las heridas que nuestros pecados le infringían. En la parte de arriba estaba una cruz, dando a entender que ella había sido plantada en él desde el primer instante en que fue formado (en las entrañas inmaculadas de María)”. Margarita, arrebatada de fervor, le manifiesta la necesidad de reproducir en imagen la figura de su Corazón ardiente, llagado y crucificado. Nuestro Señor asiente y así mismo llena de privilegios, gracias y bendiciones, todos los lugares en donde esta imagen se venere. Además le reitera a la futura Santa el entrañable deseo de ser amado por los hombres y de manifestar al mundo los tesoros insondables de su amor, de su misericordia y de su gracia, que repartiría con profusión a aquellos que con espíritu humilde lo busquen, amen y glorifiquen.

El amor del Corazón de Jesús

En torno a la fiesta de Corpus Christi se da la tercera aparición. Esta es la más pungente de todas pues Jesús se muestra como receptáculo de ingratitudes por parte de los hombres, a pesar de que tanto los amó, que dio su vida por ellos. Dice a Santa Margarita: “Esa ingratitud me es más penosa que todos los sufrimientos que padecí en mi Pasión. Si en algo me retribuyesen ese amor, Yo tomaría como poco todo lo que hice por los hombres, y estaría dispuesto a hacer más aún, si fuese posible. En ellos, entre tanto, sólo encuentro frialdades y rechazos delante de mis desvelos y bondades”. Tanto es su amor hacia nosotros que sería capaz de sufrir nuevamente la Pasión, si fuese necesario, para rescatar a la humanidad caída, mas, de ella sólo recibe ignominia cómo respuesta. ¡Quién nos diera ser el consuelo de Jesús en estos momentos! Ser otro Cirineo en el Vía Crucis que Él mismo cruza actualmente, haciendo nuestro corazón semejante al suyo, aceptando con verdadera alegría cristiana los pequeños sacrificios de nuestra vida cotidiana y asociándolos a los méritos infinitos de su Pasión.

La Gran Revelación

2.jpgLa Gran Revelación tiene lugar entre los días 13 y 20 de junio del año 1675. De todas las apariciones, es ésta la más importante, pues en ella muestra el Señor los deseos más profundos de su Santo Corazón. Estando Margarita en la capilla del monasterio, delante del Santísimo Sacramento expuesto, se le apareció Jesús, y mostrándole su Divino Corazón le dijo: “He aquí el corazón que tanto amó a los hombres, no ahorrando nada hasta agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. En reconocimiento, sólo recibo ingratitudes de la mayor parte: por sus irreverencias y sacrilegios, por las frialdades y desprecios que ellos tienen por Mí en este Sacramento de mi amor. Por esto te pido que el primer viernes después de la octava del Santísimo Sacramento sea dedicada a una fiesta especial para honrar mi Corazón: comulgando en ese día y prestando a él una solemne reparación, a fin de desagraviarlo por las indignidades que recibe cuando está expuesto sobre los altares (…). Yo te prometo también que mi corazón se dilatará para difundir con abundancia los influjos de su divino amor sobre aquellos que le prestasen esa honra y se empeñen en que le sea tributada.”

Al Corazón de Jesús se le llama en las letanías “Horno ardiente de caridad”, ¡qué bella imagen! no es una llama simplemente, es un horno de amor que calienta el alma de aquellos que verdaderamente lo aman y a él se acercan. “Yo vine a traer fuego al mundo, y no quiero otra cosa sino que arda” (Lc 12, 49) y “para encender más ese fuego de caridad quiso Jesús que se estableciese y propagase en la Iglesia la veneración y culto de su Sagrado Corazón” (Beato Pio IX, Breve de la Beatificación de Margarita María)

Pero ¡Cuánto frio Señor mío en este mundo! ¡Cuántos corazones helados por la envidia, la tristeza, el egoísmo…!

Por eso te pedimos que vengas cuanto antes a encender con tu infinita misericordia todos estos corazones. Tú mismo dijiste a Sor Josefa Menéndez: “No es el pecado lo que más hiere mi Corazón… Lo que lo despedaza es que ellas [las almas] no quieran refugiarse en Mí después de haberlo cometido”. Jesús se acerca hoy a nosotros, toca la puerta de nuestra alma y nos dice como le dijo en otro tiempo a los Apóstoles: “no temáis soy yo” y corresponde a cada uno abrirle la puerta y dejarlo entrar. De esa manera, el alma que antes se encontraba oscura y fría sin su presencia, se iluminará con la Luz salutar de su misericordia y se calentará con el fuego ardiente de su amor.

Por Guillermo Torres Bauer

 

Visita al municipio de Samacá

Salve María!!!

La imagen Peregrina de la Virgen de Fátima visitó el municipio de Samacá en el departamento de Boyacá.

Fue recibida en la entrada del pueblo con gran alegría y fervor por toda la población, luego se dirigió en procesión hasta la iglesia siendo acompañada por cientos de fieles, dentro de los cuales es de destacar la presencia de la Asociación de Nazarenos, los integrantes del apostolado del oratorio y tres bandas marciales.

 

Imágenes Relacionadas:

La envidia, “caries de los huesos”

Redacción (Lunes, 19-03-2012, Gaudium Press) ¿En qué consiste ese vicio? En la tristeza por causa del bien ajeno. Tanquerey, en su Compendio de Teología Ascética y Mística, resalta que el despecho causado por la envidia está acompañado de una constricción del corazón, que disminuye su actividad y produce un sentimiento de angustia. El envidioso siente el bien de otra persona “como si fuese un golpe vibrado a su superioridad”. No es difícil percibir como ese vicio nace de la soberbia, la cual, como explica el famoso teólogo Fray Royo Marín, O.P., “es el apetito desordenado de la excelencia propia”. La envidia “es uno de los pecados más viles y repugnantes que se pueda cometer”, hece hincapié el dominicano.

env

De la envidia nacen diversos pecados, como el odio, la intriga, la murmuración, la difamación, la calumnia y el placer en las adversidades del prójimo. Ella está en la raíz de muchas divisiones y crímenes, hasta incluso en el seno de las familias (basta recordar la historia de José de Egipto). Dice la Escritura: “Por envidia del diablo, entró la muerte al mundo”(Sb 2, 24). Aquí está la raíz de todos los males de nuestra tierra de exilio. El primer homicidio de la Historia tuvo ese vicio como causa: “… y el Señor miró con agrado a Abel y para su oblación, pero no miró a Caín, ni para sus dones. Caín se quedó extremamente irritado con eso, y su semblante se tornó abatido”(Gn 4, 4-5).

Ese vicio comporta grados. Cuando tiene por objeto bienes terrenales (belleza, fuerza, poder, riqueza, etc.), tendrá gravedad mayor o menor, dependiendo de las circunstancias. Pero si dice respecto a dones y gracias concedidas por Dios a un hermano, constituirá uno de los más graves pecados contra el Espíritu Santo: la envidia de la gracia fraterna.

“La envidia del provecho espiritual del prójimo es uno de los pecados más satánicos que se puede cometer, porque con él no solo se tiene envidia y tristeza del bien del hermano, sino también de la gracia de Dios, que crece en el mundo”, comenta Fray Royo Marín.

Todas esas consideraciones deben grabarse a fondo en nuestros corazones, haciéndonos huir de ese vicio como de una peste mortal. Alegrémonos con el bien de nuestros hermanos, y alabemos a Dios por su liberalidad y bondad. Quien actúe así notará, en poco tiempo, cómo el corazón estará tranquilo, la vida en paz, y la mente libre para navegar por horizontes más elevados y bellos. Más aún: se tornará él mismo el blanco del cariño y de la predilección de nuestro Padre Celestial.

Por Monseñor João S. Clá Dias, EP.

 

Imágenes Relacionadas:

Evitando las enfermedades litúrgicas…

Redacción (Martes, 13-11-2012, Gaudium Press) Un sacerdote anónimo de Zaragoza obtuvo por medio de su experiencia en los púlpitos de diversas comunidades cristianas, la comprensión de enfermedades graves que apenas se daban durante las celebraciones. Tal ocurrencia deseaba él combatir; entretanto, esas enfermedades se tornaban mucho más expansivas cuanto mayor el número de fieles. Son ellas:

Afasia litúrgica: Es un súbito bloqueo de los órganos vocales que ocurre en las personas al entrar por la puerta de la iglesia. Se nota durante los cánticos, en las respuestas al final de las oraciones e, inclusive, a la hora de decir “amén” al recibir la comunión.

6.jpgVanguardofobia: Basta penetrar en el santuario y no tarda en aparecer: piernas tiemblan y un miedo implacable impide al individuo de ponerse en los primeros bancos de la iglesia. Se sienten, tal vez, aludidos con los aprietos de Jesús en el Evangelio a los fariseos, acusados de ocupar los primeros lugares. Es un mal muy útil para casos de incendio.

Duplo canal auricular: Es la enfermedad más grave. Se debe a la amplia apertura en los conductores auriculares permitiendo que el sonido entre por un oído y salga, inmediatamente, por el otro, sin pasar por el cerebro, ni por el corazón. Los síntomas se intensifican en casos de avisos finales o recomendaciones.

Síndrome Homilética: Se trata de un estado de semi-transe. El paciente tiende a perder el contacto con la realidad y, en poco tiempo, entra en una total inconsciencia. Apenas se manifiesta cuando el sacerdote comienza la homilía. Desaparece cuando los demás se ponen en pie para cantar el Credo.

Precisamos ser precavidos para que esos males no se abatan sobre nosotros. Pues, debemos sacar de la Misa todo el provecho, visto que el Santo Sacrificio es la obra más santa y agradable a Dios, es lo que hace aplacar el cólera del Altísimo, abatir las fuerzas del infierno, además de obtener gracias más abundantes para los hombres.

“El punto verdaderamente vital de la lucha de la Revolución y de la Contra-Revolución está en que sean celebradas muchas Misas. Así como de Ella participen, también convenientemente los fieles, ya sea acompañando el rito de la Misa, ya sea comulgando […]. Si acabasen las Misas, la Revolución acabaría tomando cuenta (apoderándose) del mundo en un instante”, afirmaba Plinio Corrêa de Oliveira. (Reunión el 22/08/88)

‘La Misa es el elemento esencial para la lucha. Es la mejor arma, es la mejor muralla. Y la mejor forma de estar ligados al Cielo”, expresaba por su parte Mons. João Scognamiglio Clá Dias (Reunión10/05/10).

Por tanto, cabe a todos hacer justicia a las gracias que nos son obtenidas todos los días a través de las Misas. Así como la Tierra precisa del Sol, también los hombres necesitan de las Misas, pues, caso contrario, serían privados de todos los bienes y sobrecargados de todos los males.

Por Aline Karolina de Souza Lima

Gran Concierto en Homenaje a María Santísima

Salve María!!!
En el día de la natividad de la  Santísima Virgen, en el teatro del Colegio Agustiniano Salitre y con la asistencia de más de 1000 personas, los Heraldos del Evangelio realizaron un gran concierto…

 
Haga Click sobre la imagen para ver el video

Imágenes Relacionadas:

Más un Milagro del Sagrado Corazón

scj

Madrid (Martes, 20-03-2012, Gaudium Press) Era un balazo normalmente mortal, de eso no puede existir la menor duda. Al Caballero de la Legión española Iván Castro Canovaca una bala atravesó los pulmones, le había rozado el corazón, la aorta, la tráquea, el esófago… Pero hoy se recupera el militar en el Hospital Gómez Ulla de Madrid, en un hecho que los médicos califican de “único”, pues “lo normal es que hubiera fallecido en los diez primeros minutos”.

¿Qué pasó?

Según narra el relato oficial de la Brigada de Infantería Ligera Rey Alfonso XIII, II de la Legión, activa en Afganistán, “herido [Castro] en los primeros segundos del combate, mantiene la calma y pide a su Jefe de Pelotón que le deje solo y acuda a su puesto nuevamente. Cuando su Jefe de Sección le decía que estuviera tranquilo que se iría a España a ver nacer a su hija, respondió que eso no le importaba, que lo que quería era seguir allí, en su puesto. No perdió en ningún momento la compostura, evitando ser un problema más en aquella situación”.

Entretanto, además de su dotación de combate, Castro cargaba consigo un “Detente Bala”, obsequiado por la Hermandad del Cristo del Perdón de Elche y sus paisanos del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas de Jaén.

Tras las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa María Margarita Alacoque en el S. XVII, se adquirió la costumbra de bordar una imagen de ese Cristo, que particularmente en España se cosía a los trajes y que también fueron usando sus soldados. La Imagen rezaba “Detente, el Corazón de Jesús está conmigo”, dirigiéndose específicamente a la tentación y a su Fautor, el Diablo.

Sin embargo, “unos cuantos relatos de soldados que lograron esquivar a la muerte, de esa forma casi milagrosa en que, a veces, suceden las cosas, le dieron tanto prestigio al emblema, que viajó con los militares españoles por todas las guerras que vinieron después en la Península y también en aquellas por las que perdimos nuestras últimas posesiones en ultramar”, según publica la revista Armas y Cuerpos, de la Academia General Militar, en su número de febrero pasado.

Y así, el Detente se fue trasformando en un Detente Bala, que no es de manera ninguna un amuleto, sino un signo de la devoción del militar al Sagrado Corazón de Jesús, con la invocación implícita de que -si es el designio de Dios- la muerte pase de largo, hasta rozando, pero no hiera de muerte a su portador, pues lo protege el Autor del Cielo y de la Tierra.

Y es seguro, que después de lo ocurrido con Castro Canovaca, muchos otros usarán el Bordado del Sagrado Corazón, no solo los españoles.

Con información de Religión en Libertad

Imágenes Relacionadas:

Visita al Colegio CAFAM

Salve María!!!

Después de un largo receso debido a actividades académicas, volvemos a darle vida a este Blog con noticias, videos, ceremonias religiosas, vidas de santos, y más…

En esta ocasión tenemos la visita del Proyecto Futuro y Vida al Colegio CAFAM. Como preparación para el tiempo de la Cuaresma, tiempo de penitencia y oración en la contemplacion de la Pasión, Muerte y Resurreción de Nuestro Señor Jesucristo se realizaron algunos círculos de estudios con los cursos superiores.

Imágenes Relacionadas: