El Santo Padre en Fátima

Salve María!!!

Acompañemos la visita del Santo Padre a Portugal!!!

Fátima (Miércoles, 12-05-2010, Gaudium Press) Después de reunirse com el Premier português, José Sócrates, em su último compromiso en Lisboa, el Papa Benedicto XVI partió hacia Fátima en la tarde de hoy. En la ciudad en que los tres pastorcitos presenciaron la aparición de la Virgen María, el Santo Padre fue recibido, entre otros, por el obispo de Leiria-Fátima, Mons. Antonio Augusto dos Santos Marto.

Fátima.jpg
El Papa en el Santuario de Fátima

Según la Radio Vaticana, después de la acogida por parte del pueblo local, el Pontífice fue a visitar a Capilla de las Apariciones en el Santuario de Fátima. Allá fue recibido por el rector del Santuario, el padre Virgílio Antunes, y escuchó el coro infantil del Santuario “Schola Cantorum Pastorinhos de Fátima”.

Del Santuario de Fátima, el Papa Benedicto XVI partió hacia la iglesia de la Santísima Trinidad, donde se encontró con el presidente da Comisión Episcopal para el Clero, el obispo de Aveiro, Mons. Antonio Francisco dos Santos. En la iglesia, el Santo Padre presidió la ceremonia de las Vísperas con los sacerdotes locales.

papa.jpg
Papa en el rezo de las Vísperas

Durante la ceremonia, el Papa consagro a los padres presentes al materno corazón de María y clamó para que en este Año Sacerdotal que ya culmina descienda una gracia abundante sobre todos los sacerdotes “para que ellos puedan vivir la alegría de la consagración y testimoniar la fidelidad sacerdotal fundada en la fidelidad de Cristo”, dijo.

Finalmente, El pontífice animó a los seminaristas también allí presentes a tener consciencia de la gran responsabilidad que irán a asumir. “La Eucaristía, centro da vida del cristiano y escuela de humildad y servicio, debe ser el objeto principal do vuestro amor”, concluyó.

Imágenes Relacionadas:

Proyecto Futuro y Vida en el Colegio Militar Mariscal Sucre

Salve María!!!

En esta semana el Proyecto Futuro y Vida visitó el Colegio Militar Mariscal Sucre, en donde se hizo un homenaje a las madres en su día y a María como la Madre de las madres.

DSCN6920

La Imagen de la Santísima Virgen, fue recibida entre grandes honras militares por parte de los cadetes y en especial de los brigadieres mayores (aquellos que están  en grado undécimo), honras que demuestran la devoción y piedad de esta gran institución.

Imágenes Relacionadas:

Proyecto Cultivo en el Colegio Heraldos del Evangelio

Salve María!!!

A lo largo de este año, se está llevando a cabo en el Colegio Heraldos del Evangelio el “Proyecto Cultivo”.

El proyecto liderado por el Área de Ciencias Naturales y encabezado por el Profesor Alejandro Parra, pretende el cultivo y cuidado de plantas, desde su germinación hasta la recolección de su fruto, pasando por todas las fases intermedias como lo son el cuidado de ellas, la siembra, la preparación de la tierra, etc.

Entre los vegetales que se han utilizado, están algunas plantas alimenticias como la de cebolla, papa, mora, alberja, frijoles, aguacate; y ornamentales como rosas, claveles y pompones.

Los invitamos a ver las siguientes imágenes de el proceso de germinación y la construcción del Vivero…

Imágenes Relacionadas:

Historia de Nuestra Señora del Buen Consejo

Salve María!!!

Hoy tendrá la alegría de conocer una maravillosa historia de Maria Santísima, cuya fiesta se celebra el 26 de abril, contada por Mons. Juan S. Clá Dias en su libro “Mãe do Bom Conselho”. Es un cuadro de la Santísima Virgen que se encuentra en Italia, y que desde el siglo XV, está suspendido en el aire.

Imágenes Relacionadas:

La Iglesia es inmaculada e impecable

La Iglesia es inmaculada e impecable

La Iglesia es inmaculada e impecable

Mons. Sr. João Clá Dias

Después de cada campaña de ataques, la Iglesia siempre surge más fuerte y esplendorosa
que antes

Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

El tiroteo de noticias que, en las últimas semanas, intenta manchar a la Iglesia Católica, con la excusa de los abusos de niños cometidos por sacerdotes católicos, alcanza un auge increíble.

Decididos a no dejar apagar la hoguera que encendieron, varios órganos de comunicación social se han dedicado a investigar el pasado, en búsqueda de nuevas acusaciones que involucren al Vicario de Cristo en la Tierra, el Papa Benedicto XVI. En esto, sin embargo, han fallado rotundamente.

Que existan padres indignos y sin preparación, nadie lo puede negar; que se cometieron horribles abusos, y seguramente en número superior al registrado, es necesario reconocerlo. Pero, utilizar faltas graves circunstanciales de una minoría de clérigos, para denigrar a toda la clase sacerdotal, es una injusticia. Y usar esto como pretexto para intentar derribar a la Iglesia, es diabólico.

Sea dicho de paso, cuanto más se infiltra en la Iglesia el espíritu libertario, relativista y neopagano de nuestra época, tanto más es de temer que se cometan crímenes de pedofilia. Es imperiosa la necesidad de implantar en los seminarios un sistema de rigurosa selección, de tal forma que sólo se admita como candidato al sacerdocio a quien no tenga la propensión de ceder ante el mundo, sino que quiera enseñar la práctica de la doctrina católica con toda su pureza y dar ejemplo de ello.

La actual campaña publicitaria contra la Iglesia nos hace olvidar una verdad de la cual la historia nos proporciona un indudable testimonio: la Iglesia Católica fue quien libertó al mundo de la
inmoralidad, y el mundo se está hundiendo nuevamente en el lodo del que fue rescatado porque
está rechazando a la Iglesia.

Descargue el documento completo en PDF

// //

Imágenes Relacionadas:

El Perpetuo sagrario de la Eucaristía

1.jpg1615Desde el principio de la vida pública de Jesucristo, la Virgen Santísima ardía de deseos para que su Hijo instituyera cuanto antes el Sacramento de la Eucaristía, que seguramente ya le habría sido revelado. Las bodas de Caná le pareció la ocasión apropiada para ello y cuando el vino empezó a faltar, María se dirigió a los criados ordenándoles: “Haced todo lo que Él os diga” (Jn 2, 5). 1

Pero aún no era el momento: “Mujer, mi hora no ha llegado todavía” (Jn 2,4) —respondió Jesús. Solamente tres años más tarde, en la víspera de su Pasión, Nuestro Señor daría a su Madre ese celestial alimento.

Paraíso terrenal del nuevo Adán ¡Qué dura debió ser la espera de Nuestra Señora hasta que pudiera recibir las Sagradas Especies! El Hijo, además, tampoco veía que llegara el momento de regresar a ese materno y santísimo claustro, que durante nueve meses fue su purísima mansión.

Pues afirma San Luis María Grignion de Montfort: “Digo con los santos que María Santísima es el paraíso terrenal del nuevo Adán, en el cual éste se encarnó por obra del Espíritu Santo, para obrar en él maravillas incomparables.

Es el gran y el divino mundo de Dios, donde hay bellezas y tesoros inefables”.2

En efecto, Dios le dio a Adán el Edén, en donde se esparcen todo tipo de maravillas: flores y plantas aromáticas, animales, piedras preciosas…

Para los santos y bienaventurados, reservó un lugar tan superior en naturaleza a este mundo que fue llamado Cielo Empíreo, o sea, “de fuego”.

Y para sí mismo, creó un Paraíso tan sublime y atrayente que a los otros los deja en meras prefiguras: María Santísima. 3

Así, como veremos en seguida, cuando la Virgen acogió en su interior a su adorabilísimo Hijo bajo las Especies Eucarísticas por primera vez, estas no se deshicieron nunca más dentro de Ella.

Permanencia milagrosa de las Sagradas Especies Las Sagradas Especies son, por la propia naturaleza de su materia, tan corruptibles y susceptibles de deterioro como el pan y el vino comunes.

En la hora de la Comunión, éstas “se deshacen poco tiempo después de haber sido recibidas cesando en ellas la presencia de Cristo”. Pero como afirma el P. Gregorio Alaustrey en su conceptuado Tratado de la Santísima Virgen, fuera de este modo ordinario y común, “puede darse otro modo milagroso y singular, en que, incorruptas las especies, siga Cristo presente en el comulgante”.4

Así le ocurría, por ejemplo, a San Antonio María Claret, en cuya autobiografía leemos: “En el día 26 de agosto de 1861, mientras estaba rezando en la iglesia del Rosario, en Granja, a las diecinueve horas, el Señor me concedió la gran gracia de la conservación de las Especies Sacramentales y de tener siempre, día y noche, al Santísimo Sacramento en el pecho”.5

Gracia singular y adecuada para la Madre de Dios Ahora bien, la Iglesia enseña que Cristo colmó a su Madre, “de la abundancia de todos los celestiales carismas, sacados del tesoro de la divinidad, muy por encima de todos los ángeles y santos”.6

Porque, como afirma Alaustrey: “todo lo que de gracia se concedió a otros dividido y por partes, fue dado a la Bienaventurada Virgen en conjunto y de modo perfecto, como convenía a la Madre de Dios, para que estuviese adornada con toda la hermosura de las gracias y dones concedidos a los otros justos”.7

A esto hay que acrecentar que, habiendo sido María constituida, por libre disposición de Dios, “dispensadora universal de todas las gracias que se concedieron y se concederán a los hombres hasta el final de los siglos” 8, convenía que poseyese todos los dones que Ella misma distribuiría a los hombres.

Por eso, si grandes héroes de la virtud, como el fundador de los claretianos, fueron favorecidos con la permanencia de Jesús Eucarístico en su pecho, no podía Nuestra Señora haber dejado de recibir en sumo grado gracia tan singular y tan adecuada para la Madre de Dios.

¿Sería inapropiado considerar que las Sagradas Especies permanecieron intactas en María Santísima desde el momento en que las había recibido por primera vez, en la Última Cena, hasta su Asunción?

La piedad y la razón nos llevan a pensar que no. Al contrario, creemos que el título de “Perpetuo sagrario de la Eucaristía” no se contradice en nada, e incluso completa, las hermosas expresiones de alabanza usadas por el Siervo de Dios Juan Pablo II: “Mujer eucarística” y “Primer tabernáculo de la Historia”.9

1 Cf. ALAUSTREY, Gregorio. Tratado de la Virgen Santísima. Madrid: BAC, 1956, p. 680-681.
2 MONTFORT, San Luis María Grignion de. Tratado da Verdadeira Devoção à Santíssima Virgem.
32. ed. Petrópolis: Vozes, 2003, p. 19.
3 Cf. MONTFORT, Op. Cit., p. 19-20.
4 ALAUSTREY, Op. Cit., p. 687.
5 Apud: CONTRERAS MOLINA, Francisco. San Antonio María Claret: La palabra hecha vida y misión. Madrid: BAC, 2008. (C. IV. N. 4).
6 PIO IX, Ineffabilis Deus, n. 2.
7 ALASTRUEY, Op. cit., p. 342.
8 ROYO MARÍN, OP, Antonio. La Virgen María – Teología y espiritualidad marianas. 2. ed. Madrid: BAC, 1997, p. 194.
9 JUAN PABLO II. Ecclesia de Eucaristia. n. 53 e 55.


Imágenes Relacionadas:

Un Minuto con María

Pidamos siempre la intercesión de la Santísima Virgen, pues quien confía en Ella nunca dejará de ser atendido.

 

Imágenes Relacionadas:

Oración a la Virgen de los Dolores

Oración Final.jpgEn ti, oh Virgen Dolorosa, encuentro la síntesis de todos los episodios por mí meditados. ¡Qué gracias místicas no os deben haber sido concedidas en medio de aquellas angustias! Gracias de sentir en sí misma los propios dolores del Redentor. No es sin razón que, debajo de cierto ángulo, podéis ser llamada de Co-Redentora.

Es a ti que “recurro y de ti me valgo, gimiendo bajo el peso de mis pecados”, en la firme convicción de que “nunca se oyó decir que alguno de aquellos que hayan recurrido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro auxilio, fuese por ti desamparado”.

Madre Dolorosa, es a ti que recurro, imploro y reclamo por el perdón de mis pecados, por mi salvación eterna y por la total santificación de mi alma.

Y mucho os pido también por la sociedad en general, y por la propia Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana, para que lleguen a la plenitud de su esplendor y gracia, y pueda así ser realizada la proclamación universal del triunfo de vuestro Inmaculado Corazón:

“¡Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará!” Amén.

Mons. João S. Clá Dias, EP

Imágenes Relacionadas: