Trece de Mayo en la Catedral Primada

¡Salve María!

Las siguientes son las fotos de la Misa celebrada en la Catedral Primada de Bogotá en la conmemoración del 97° aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora en Fátima.
La Misa fue celebrada por Monseñor Héctor Cubillos Peña, obispo de la Diócesis de Zipaquirá, y se calcula una asistenciade más o menos 4000 personas.
La celebración inició con el rezo del Santo Rosario a las 11:00am, a las 12:00m fue la entrada solemne de la Santísima Virgen acompañada con el canto de “El Trece de Mayo” y el inicio de la Santa Misa.
Cuatro sacerdotes estuvieron confesando desde las 10:00am hasta la 1:00pm con afluencia constante de fieles deseososde recibir el sacramento de la penitencia en esta fecha tan especial.
Al término de la celebración eucarística Mons. Héctor coronó solemnemente a la imagen de la Santísima Virgen deFátima, como un acto de consagración de todos los presentes y de sus familias al Corazón Inmaculado de María.

¿Por qué María?

Redacción (Miércoles, 11-06-2014, Gaudium Press) Muchas personas preguntan por qué existe devoción a la Virgen, por qué rezar a Ella, hacer imágenes en su representación, construir capillas e iglesias en su honor. ¿Por qué tanto fervor por María? ¿Eso no es una exageración?

Además, si ya tenemos a Jesús -que es Dios- a quien rezar, ¿por qué pedir gracias a Ella, que no es Dios, sino apenas criatura? ¿Eso no es desviar la atención del Hijo de Dios, que se encarnó para salvar a los hombres? ¿Por qué entonces, María?

1.png

Para encontrar la respuesta, no precisamos buscar en muchos lugares. No es necesario ir a los libros, ni hacer grandes pesquisas. Si queremos saber quien dio inicio a esta práctica, quien es el “culpable”, por así decir, de la inmensa y secular devoción que todos los pueblos, de todas las razas y de todas las lenguas tienen a María, vamos encontrar apenas un nombre: JESUCRISTO.

Sí, Él fue el primer devoto de la Virgen María. Y un sacerdote de nuestros tiempos, el P. Pinard De La Boullaye, S.J., dice que “¡la devoción a la Santísima Virgen María comenzó en la gruta de Belén, en la primera sonrisa que tuvo el Niño-Dios, respondiendo a la sonrisa de su queridísima y perfectísima Madre, y no paró de crecer hasta el último minuto de su muerte en la cruz!”

Y si alguien quiere todavía más pruebas de cómo la devoción a María es querida por el propio Dios, y no es una invención de los hombres, recurramos a los Evangelios. Sí, allí encontraremos muchos pasajes que nos indican la necesidad de la devoción a María.

Vemos al arcángel Gabriel llamarle de “llena de gracia” (Lc 1,28). Ahora, para que un ángel conceda a alguien ese título, ¿cuál no es la inmensidad de gracias que debe poseer esa persona? Luego a seguir vemos al mismo ángel anunciar a María que Ella daría a luz un hijo que se llamaría “hijo de Dios”. O sea, el propio Dios escogió a María para en Ella habitar durante todo el tiempo de la gestación, como en un sagrario purísimo. ¿Podemos considerar poco eso?

2.png

Si leemos un poco más del evangelio de San Lucas, todavía veremos un prodigio más realizado por la intercesión de María: al visitar a su prima Santa Isabel, el simple efecto de su voz, al alcanzar los oídos de su pariente, hace que un bebé con apenas seis meses de gestación salte de alegría, y allí mismo reciba todas las gracias de la justificación. Era la primera gracia que el Verbo encarando concedía en el Nuevo Testamento, y quiso hacerlo a través de su Madre. Es el efecto de la voz de María.

Y tenemos más: San Juan (Jn 2,1) nos cuenta que, estando Jesús en un matrimonio, en la ciudad de Caná, falta el vino necesario para la fiesta. Y por iniciativa de María, y por su intercesión junto a su Divino Hijo, es realizado el primero de innúmeros milagros de la vida pública del Salvador. ¡Cuántas maravillas hizo Jesús por causa de su Madre!

Y si queremos que los santos nos enseñen cómo la devoción a María fue instituida por el propio Dios, oigamos a San Luis María Grignion de Montfort: “Dios reunió todas las aguas y las llamó mar. Reunió todas las gracias y las llamó María”. Y San Bernardo: “La Virgen María fue escogida especialmente por Dios, antes de todos los siglos, para ser guardada por los ángeles y prometida por los profetas para ser la Madre de Dios y nuestra Madre”.

Y si queremos saber cómo debe ser nuestra devoción particular a María, los santos así nos enseñan: “Todo cuanto la Virgen Santísima pide en favor de los hombres, obtiene, con certeza, de Dios”, dice San Alfonso María de Ligorio; San Germano nos anima a confiar siempre en la intercesión de María, pues “Jesús no puede dejar de oír a María en todas sus preces, pues quiere obedecerla en todo, como un buen hijo obedece a su madre”.

3.png

Por último, San Bernardo nos exhorta a invocarla en nuestras necesidades: “en los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca María. Que su nombre nunca se aleje de sus labios, jamás abandone tu corazón. Siguiéndola, no te desviarás; rezando a Ella, no desesperarás; pensando en Ella, evitarás todo error.

“Si Ella te sustenta, no caerás; si Ella te protege, nada tendrás a temer; si Ella te conduce, nunca te cansarás; si Ella te ayuda, llegarás al fin”.

No tengamos, pues, recelo en amar a María, y ser devotos suyos de todo corazón y de toda alma. Pues nos dice todavía el P. Pinard que “Jesús quiso ser nuestro modelo en todo, quiso ser también modelo de la piedad mariana. Y si queremos preguntarnos cuál es el límite que debe existir para la devoción mariana, es: amad a María, si pudieres, tanto cuanto Jesús la amó. ¡Sí, el modelo de piedad mariana es el propio Hijo de Dios!”.

Por Alessandro Scherma Schurig

Visita al municipio de la Sierra

Salve María!!!

Los Caballeros de la Virgen estuvieron en el municipio de la Sierra acompañando sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen.

Para empezar se realizó una procesión motorizada desde el alto del Rosario, en ella cada vereda tenía un coche-insignia decorado a manera de altar, en honor a la Virgen del Monte Carmelo. Los coches venían adornados pintorescamente con banderas, escapularios, símbolos y los frutos típicos de la región como naranjas, yucas, plátanos, papas…

La procesión concluyócon la celebración de la Santa Misa en la plaza del pueblo al frente de la parroquia, y fue precedida por el padre Diego Cubides, sacerdote de los Heraldos del Evangelio.

img_3867

Image 1 De 9

Un Corazón ardiente, llagado y crucificado

Redacción (Lunes, 10-06-2013, Gaudium Press) En un monasterio en Francia a orillas del apacible rio Bourbince, una humilde hermana de la Visitación escuchó en un éxtasis estas ardientes palabras del Divino Maestro: “Mi Divino Corazón se encuentra tan repleto de amor por los hombres, y por ti en particular, que no pudiendo contener más las llamaradas de su ardiente caridad, se siente forzado a difundirlas por tu intermedio”. Fue ésta, la primera de las cuatro principales revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque hace 430 años, la primera en la que pudo sopesar verdaderamente la misión para la cual la Divina Providencia la había destinado: ser Heraldo de aquel Corazón que tanto amó a los hombres y que por ellos es tan poco amado.

1.jpgEn esta misma aparición nuestro Señor la invita a ocupar el lugar de San Juan en la Última Cena, colocando el oído en su pecho sacratísimo para escuchar en los latidos armónicos y cadenciados del Sagrado Corazón sus infinitos designios, dice ella: “Jesús me hizo reposar largamente sobre su pecho, desvendándome las maravillas de su amor y los insondables secretos de su Sagrado Corazón”
A inicios del año 1674 Jesús se aparece de nuevo a Santa Margarita y en esta ocasión le muestra su Corazón, que ella describe así: “Ese Divino Corazón me fue presentado como sobre un trono de llamas más resplandeciente que un sol y transparente como un cristal, con la llaga adorable bien visible, y todo él circundado por una corona de espinas significando las heridas que nuestros pecados le infringían. En la parte de arriba estaba una cruz, dando a entender que ella había sido plantada en él desde el primer instante en que fue formado (en las entrañas inmaculadas de María)”. Margarita, arrebatada de fervor, le manifiesta la necesidad de reproducir en imagen la figura de su Corazón ardiente, llagado y crucificado. Nuestro Señor asiente y así mismo llena de privilegios, gracias y bendiciones, todos los lugares en donde esta imagen se venere. Además le reitera a la futura Santa el entrañable deseo de ser amado por los hombres y de manifestar al mundo los tesoros insondables de su amor, de su misericordia y de su gracia, que repartiría con profusión a aquellos que con espíritu humilde lo busquen, amen y glorifiquen.

El amor del Corazón de Jesús

En torno a la fiesta de Corpus Christi se da la tercera aparición. Esta es la más pungente de todas pues Jesús se muestra como receptáculo de ingratitudes por parte de los hombres, a pesar de que tanto los amó, que dio su vida por ellos. Dice a Santa Margarita: “Esa ingratitud me es más penosa que todos los sufrimientos que padecí en mi Pasión. Si en algo me retribuyesen ese amor, Yo tomaría como poco todo lo que hice por los hombres, y estaría dispuesto a hacer más aún, si fuese posible. En ellos, entre tanto, sólo encuentro frialdades y rechazos delante de mis desvelos y bondades”. Tanto es su amor hacia nosotros que sería capaz de sufrir nuevamente la Pasión, si fuese necesario, para rescatar a la humanidad caída, mas, de ella sólo recibe ignominia cómo respuesta. ¡Quién nos diera ser el consuelo de Jesús en estos momentos! Ser otro Cirineo en el Vía Crucis que Él mismo cruza actualmente, haciendo nuestro corazón semejante al suyo, aceptando con verdadera alegría cristiana los pequeños sacrificios de nuestra vida cotidiana y asociándolos a los méritos infinitos de su Pasión.

La Gran Revelación

2.jpgLa Gran Revelación tiene lugar entre los días 13 y 20 de junio del año 1675. De todas las apariciones, es ésta la más importante, pues en ella muestra el Señor los deseos más profundos de su Santo Corazón. Estando Margarita en la capilla del monasterio, delante del Santísimo Sacramento expuesto, se le apareció Jesús, y mostrándole su Divino Corazón le dijo: “He aquí el corazón que tanto amó a los hombres, no ahorrando nada hasta agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. En reconocimiento, sólo recibo ingratitudes de la mayor parte: por sus irreverencias y sacrilegios, por las frialdades y desprecios que ellos tienen por Mí en este Sacramento de mi amor. Por esto te pido que el primer viernes después de la octava del Santísimo Sacramento sea dedicada a una fiesta especial para honrar mi Corazón: comulgando en ese día y prestando a él una solemne reparación, a fin de desagraviarlo por las indignidades que recibe cuando está expuesto sobre los altares (…). Yo te prometo también que mi corazón se dilatará para difundir con abundancia los influjos de su divino amor sobre aquellos que le prestasen esa honra y se empeñen en que le sea tributada.”

Al Corazón de Jesús se le llama en las letanías “Horno ardiente de caridad”, ¡qué bella imagen! no es una llama simplemente, es un horno de amor que calienta el alma de aquellos que verdaderamente lo aman y a él se acercan. “Yo vine a traer fuego al mundo, y no quiero otra cosa sino que arda” (Lc 12, 49) y “para encender más ese fuego de caridad quiso Jesús que se estableciese y propagase en la Iglesia la veneración y culto de su Sagrado Corazón” (Beato Pio IX, Breve de la Beatificación de Margarita María)

Pero ¡Cuánto frio Señor mío en este mundo! ¡Cuántos corazones helados por la envidia, la tristeza, el egoísmo…!

Por eso te pedimos que vengas cuanto antes a encender con tu infinita misericordia todos estos corazones. Tú mismo dijiste a Sor Josefa Menéndez: “No es el pecado lo que más hiere mi Corazón… Lo que lo despedaza es que ellas [las almas] no quieran refugiarse en Mí después de haberlo cometido”. Jesús se acerca hoy a nosotros, toca la puerta de nuestra alma y nos dice como le dijo en otro tiempo a los Apóstoles: “no temáis soy yo” y corresponde a cada uno abrirle la puerta y dejarlo entrar. De esa manera, el alma que antes se encontraba oscura y fría sin su presencia, se iluminará con la Luz salutar de su misericordia y se calentará con el fuego ardiente de su amor.

Por Guillermo Torres Bauer

 

Visita al municipio de Suesca

Salve María!!!

En conmemoración a los 96 años de a la aparición de la Virgen de Fátima, el apostolado del oratorio presente en el municipio de Suesca quiso hacerle un homenaje.

Primero se realizó una gran procesión desde la entrada del pueblo hasta la iglesia acompañada por la banda de los caballeros de la Virgen, diez pabellones simbolizando a los diez oratorios que peregrinan en el municipio y a las más de 300 familias que los integran, y cientos de otras personas que por devoción o por mera curiosidad se iban uniendo a la marcha a medida en que iba avanzando.

Luego se celebró la Santa Misa en homenaje a la Santísima Virgen y por las intenciones de las familias que reciben el oratorio

Visita al municipio de Samacá

Salve María!!!

La imagen Peregrina de la Virgen de Fátima visitó el municipio de Samacá en el departamento de Boyacá.

Fue recibida en la entrada del pueblo con gran alegría y fervor por toda la población, luego se dirigió en procesión hasta la iglesia siendo acompañada por cientos de fieles, dentro de los cuales es de destacar la presencia de la Asociación de Nazarenos, los integrantes del apostolado del oratorio y tres bandas marciales.

 

Imágenes Relacionadas:

Los 26 Mártires de Nagasaki

Los mártires de NagasakiLa palabra Nagasaki nos recuerda de inmediato la devastadora bomba atómica lanzada sobre ella a fines de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, pocos saben que esta ciudad también fue escenario del heroico testimonio de numerosos mártires de la Fe.
 Oscar Macoto Motitsuki

La evangelización del Japón tuvo su inicio el 15 de agosto de 1549, cuando San Francisco Javier pisó por primera vez el suelo nipón y comenzó a perfumarlo con el aroma de sus virtudes y dones admirables.

Al comienzo los jesuítas, y algunas décadas después los franciscanos, emprendieron con vigor y valentía la obra de salvación de los paganos japoneses. Peripecias brillantes y decepciones dolorosas acompañaron cada paso de esos valientes soldados de Cristo. En menos de medio siglo los cristianos en el Imperio del Sol Naciente eran ya cerca de 300 mil, y ese número tendía a aumentar cada vez más.

Pero la misión progresaba en un ambiente hostil a la Fe, en un país convulsionado por la guerra civil. Su reunificación, iniciada por un señor feudal llamado Nobunaga, estaba en proceso de consolidación. Pero tras su súbita muerte en 1582, su sucesor, Hideyoshi, sometió a la nación a un despótico gobierno basado en la fuerza de las armas.

Al principio Hideyoshi no persiguió a los católicos. No obstante, con el paso del tiempo notó que sus vasallos conversos al Catolicismo —muchos de los cuales ocupaban destacados puestos en el ejército— constituían un impedimento para la realización de sus designios dictatoriales; y que la Ley de Dios era un obstáculo para sus excesos morales.

En consecuencia, en 1587 firmó un decreto de expulsión de los misioneros. Debido a las medidas de prudencia adoptadas por los jesuítas, esa inicua decisión no llegó a ser ejecutada. No sólo se quedaron allá los hijos de San Ignacio, sino que a partir de 1593 comenzaron a llegar misioneros franciscanos provenientes de Filipinas, intensificándose aún más la obra de evangelización.

Ambiciones e intrigas desencadenan la persecución

Infelizmente, el ambiente político estaba muy perturbado con intrigas, codicias materiales y maquinaciones de los enemigos de la Religión cristiana. Todo presagiaba una violenta persecución del Gobierno imperial.

En esas delicadas circunstancias ocurrió en 1596 el lamentable incidente del naufragio del galeón español San Felipe en el litoral japonés. Una tempestad dejó a la nave sin timón, hasta que encalló y empezó a hundirse. La tripulación y los pasajeros, misioneros franceses venidos de Filipinas, se salvaron en pequeños barcos. También hubo tiempo para retirar toda la carga, constituida por preciosos tejidos de seda.

Hideyoshi envió a un agente gubernamental, Masuda, para inspeccionar y evaluar esas mercancías. Regresó con dos informaciones. La primera muy objetiva: el valor de la carga era suficiente para revitalizar las exhaustas finanzas del dictador. La segunda, de fuente bastante dudosa: el piloto de la nave le había confiado que en las conquistas españolas, la predicación misionera precedía y preparaba el terreno para la invasión militar.

Esto le sirvió como pretexto a Hideyoshi, predispuesto ya por las intrigas de los bonzos; y cambió radicalmente su actitud de contemporización. Mandó arrestar a los franciscanos y confiscar las mercancías del galeón. Poco tiempo después, ordenó el cerco de las casas de los misioneros en Osaka y Kyoto.

Humillación transformada en triunfo

El centro de irradiación de la misión franciscana era la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en Kyoto, en ese entonces capital imperial. El 2 de enero de 1597 fueron arrestados los misioneros: el Superior, Fray Pedro Batista; los padres Martín Loynaz de la Ascensión y Francisco Blanco, de Galicia; el clérigo Felipe de Jesús y los hermanos legos Francisco de San Miguel y Gonzalo García. Junto a ellos quince nipones conversos, entre los que había varios catequistas y tres acólitos, llamados Luis Ibaraki, Antonio y Tomás Kozaki.

En Osaka fueron encarcelados los catequistas Juan de Goto y Santiago Kisai, y un novicio jesuíta llamado Pablo Miki. Este último, de señorial origen, había nacido en 1568 y trabajaba con el Superior Provincial en Nagasaki. Eximio predicador, hacía un intenso apostolado. Más tarde, en la prisión, los tres tuvieron la alegría de ser recibidos oficialmente en la Compañía de Jesús.

Los 24 prisioneros fueron reunidos en una plaza pública de Kyoto, donde los verdugos les cortaron la oreja izquierda a cada uno de ellos. En seguida, los trasportaron cubiertos de sangre en pequeñas carrozas, para que fueran escarnecidos por la población.

Sin embargo, las rudas carrozas de ignominia se transformaron en tribuna de gloria. En el trayecto de Kyoto a Nagasaki, los mártires eran recibidos en triunfo por los fieles de las aldeas católicas. Los caminos y los poblados por donde pasaron fueron escenario de innumerables y conmovedoras conversiones.

Los mártires de Nagasaki

Un viejo padre estimula al hijo a morir con alegría

El día 8 de enero de 1597, Hideyoshi firmó el decreto condenando a muerte a esos 24 héroes de la Fe, por motivos exclusivamente religiosos. Con ellos se reunieron más tarde otros dos que los habían acompañado en el trayecto.

Hanzaburo Terazawa, hermano del gobernador de Nagoya, recibió de Hideyoshi la orden de ejecutar a todos los prisioneros. Fue a su encuentro en un lugar próximo a esa ciudad.

Cuando vio a Luis Ibaraki quedó extremadamente atribulado. Sintiéndose responsable de la muerte de un inocente, le ofreció la libertad si quería entrar a su servicio. El niño dejó la decisión a cargo de Fray Pedro Batista. Este respondió en sentido afirmativo, con la condición de que se le permitiera vivir como católico.

Hanzaburo no contaba con esa respuesta. Luego de algunos instantes de perplejidad, replicó que para seguir con vida, Luis debería renegar de la Fe católica.

“En esas condiciones no vale la pena vivir” — respondió a su vez el decidido acólito. Otra fuerte emoción se apoderó de Hanzaburo cuando descubrió entre los

prisioneros a su viejo conocido Pablo Miki. En otros tiempos, había asistido también a algunas de sus clases de catecismo. ¡Cuántos recuerdos se agitaron en su espíritu!

Viéndolo tan conmovido, Pablo Miki aprovechó la oportunidad para pedirle tres favores, a los que difícilmente podría negarse: que la ejecución fuese el viernes, y les permitiera antes confesarse y asistir a la Santa Misa. Hanzaburo consintió, pero después se desdijo, temiendo la reacción del tiránico Hideyoshi.

Por orden suya se levantaron 26 cruces en una colina cercana a Nagasaki.

En la mañana del 5 de febrero, camino al lugar del suplicio, el catequista Juan de Goto vio que su venerable padre se acercaba. Como despedida, venía a demostrar a su hijo que no hay cosa más importante que la salvación del alma. Después de estimular al joven para que tuviera mucho ánimo y fortaleza de espíritu, exhortándolo a morir alegremente pues lo hacía al servicio de Dios, añadió que también él y su madre estaban dispuestos a derramar su sangre por amor a Cristo, si era necesario.

La gracia del martirio atrae a los cristianos japoneses

Llegando a lo alto de la colina, los 26 mártires fueron fuertemente amarrados en las cruces ya preparadas. En torno a ellos se aglomeraban cerca de cuatro mil fieles, muchos de los cuales querían ser también crucificados. Un problema inesperado para los embrutecidos soldados paganos, que se vieron obligados a usar la violencia para… salvar la vida de esos cristianos tan profundamente movidos por la gracia del martirio.

Fray Martín entonó entonces el Canto de Zacarías, “Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque visitó y trajo la redención a su pueblo”, mientras Fray Gonzalo recitaba el “Miserere”. Otros cantaban el “Te Deum”. Los sacerdotes jesuítas Francisco y Pasio, enviados

por el Provincial de Nagasaki, los exhortaron a permanecer firmes en la Fe.

El niño Luis Ibaraki gritó con voz alta y firme: “¡Paraíso! ¡Paraíso! ¡Jesús, María!”. Un momento después todos los presenten gritaban a todo pulmón: “¡Jesús, María! ¡Jesús, María!”.

El primero en consumar el martirio fue Fray Felipe de Jesús. Su cuerpo se estremeció al recibir los tremendos golpes de dos lanzazos que le atravesaron el pecho, derramando sangre copiosamente.

El pequeño acólito Antonio le pidió al P. Batista que entonara el “Laudate pueri Dominum” (Alaben niños al Señor). Pero éste se encontraba en profunda contemplación y no lo escuchaba. Entonces Antonio empezó solo el canto, pero fue interrumpido por los lanzazos que traspasaron su corazón infantil. Desde lo alto de la cruz, el Hermano Pablo Miki no cesaba de alentar con divina elocuencia a sus compañeros. Su alma ya degustaba anticipadamente el Cielo.

Los golpes mortales de las lanzas fueron sucediéndose, uno tras otro, abriendo las puertas del Paraíso a los felices mártires. El último en expirar fue el P. Francisco Blanco.

En la tarde del mismo día, el obispo de Nagasaki y los padres jesuítas, que no pudieron asistir al martirio por prohibición de Hanzaburo, fueron a venerar los cuerpos de los santos mártires, cuya sangre había sido piadosamente recogida por los católicos como preciosa reliquia.

En 1627, transcurridos 30 años, el Papa Urbano VIII reconoció oficialmente su martirio. Y el Beato Pío IX los canonizó el 8 de junio de 1862.

La colina de la ejecución comenzó a ser llamada como el Monte de los Mártires y se convirtió en un centro de peregrinación. En ella innumerables católicos fueron degollados o quemados vivos, durante la dura y cruel persecución que se prolongó por cuatro décadas, hasta culminar en el levantamiento de Shimabara, en 1638, donde murieron 37 mil cristianos.

Con eso el Cristianismo quedó exterminado casi totalmente en suelo nipón. Pero la sangre de tantos miles de mártires no corrió en vano. Unido a la preciosísima Sangre de Jesús, fecunda no solamente el suelo de Japón sino el de todas las naciones donde incontables misioneros anunciaron y anunciarán el Evangelio a lo largo de los siglos. Y su ejemplo conmueve y anima hasta hoy al que lee la historia de su muerte sublime.

Forman una esplendorosa corona de gloria sobre la frente sacrosanta de la Reina de los Mártires.

(Revista Heraldos del Evangelio, Febrero/2004, n.26, pag. 20-22)

 

Gran Concierto en Homenaje a María Santísima

Salve María!!!
En el día de la natividad de la  Santísima Virgen, en el teatro del Colegio Agustiniano Salitre y con la asistencia de más de 1000 personas, los Heraldos del Evangelio realizaron un gran concierto…

 
Haga Click sobre la imagen para ver el video

Imágenes Relacionadas:

Más un Milagro del Sagrado Corazón

scj

Madrid (Martes, 20-03-2012, Gaudium Press) Era un balazo normalmente mortal, de eso no puede existir la menor duda. Al Caballero de la Legión española Iván Castro Canovaca una bala atravesó los pulmones, le había rozado el corazón, la aorta, la tráquea, el esófago… Pero hoy se recupera el militar en el Hospital Gómez Ulla de Madrid, en un hecho que los médicos califican de “único”, pues “lo normal es que hubiera fallecido en los diez primeros minutos”.

¿Qué pasó?

Según narra el relato oficial de la Brigada de Infantería Ligera Rey Alfonso XIII, II de la Legión, activa en Afganistán, “herido [Castro] en los primeros segundos del combate, mantiene la calma y pide a su Jefe de Pelotón que le deje solo y acuda a su puesto nuevamente. Cuando su Jefe de Sección le decía que estuviera tranquilo que se iría a España a ver nacer a su hija, respondió que eso no le importaba, que lo que quería era seguir allí, en su puesto. No perdió en ningún momento la compostura, evitando ser un problema más en aquella situación”.

Entretanto, además de su dotación de combate, Castro cargaba consigo un “Detente Bala”, obsequiado por la Hermandad del Cristo del Perdón de Elche y sus paisanos del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas de Jaén.

Tras las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa María Margarita Alacoque en el S. XVII, se adquirió la costumbra de bordar una imagen de ese Cristo, que particularmente en España se cosía a los trajes y que también fueron usando sus soldados. La Imagen rezaba “Detente, el Corazón de Jesús está conmigo”, dirigiéndose específicamente a la tentación y a su Fautor, el Diablo.

Sin embargo, “unos cuantos relatos de soldados que lograron esquivar a la muerte, de esa forma casi milagrosa en que, a veces, suceden las cosas, le dieron tanto prestigio al emblema, que viajó con los militares españoles por todas las guerras que vinieron después en la Península y también en aquellas por las que perdimos nuestras últimas posesiones en ultramar”, según publica la revista Armas y Cuerpos, de la Academia General Militar, en su número de febrero pasado.

Y así, el Detente se fue trasformando en un Detente Bala, que no es de manera ninguna un amuleto, sino un signo de la devoción del militar al Sagrado Corazón de Jesús, con la invocación implícita de que -si es el designio de Dios- la muerte pase de largo, hasta rozando, pero no hiera de muerte a su portador, pues lo protege el Autor del Cielo y de la Tierra.

Y es seguro, que después de lo ocurrido con Castro Canovaca, muchos otros usarán el Bordado del Sagrado Corazón, no solo los españoles.

Con información de Religión en Libertad

Imágenes Relacionadas:

Visita al Colegio CAFAM

Salve María!!!

Después de un largo receso debido a actividades académicas, volvemos a darle vida a este Blog con noticias, videos, ceremonias religiosas, vidas de santos, y más…

En esta ocasión tenemos la visita del Proyecto Futuro y Vida al Colegio CAFAM. Como preparación para el tiempo de la Cuaresma, tiempo de penitencia y oración en la contemplacion de la Pasión, Muerte y Resurreción de Nuestro Señor Jesucristo se realizaron algunos círculos de estudios con los cursos superiores.

Imágenes Relacionadas: